Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 junio 2012 1 25 /06 /junio /2012 15:42

Juro porque me llamo Andres Stangalini, que a mí estas hamburguesas me fascinan igual.

http://farm6.staticflickr.com/5031/7440167322_ce7498fc64_n.jpg

La cadena de comidas rápidas McDonald's decidió llevar adelante una ingeniosa campaña publicitaria con la que busca desactivar algunos comentarios que puedan llegar a surgir en el momento que algún comensal reciba su combo de hamburguesas y se vea desilusionado.

 

Algunos podrían definirla como 'tirar piedras sobre el propio tejado' pero seguramente sea fruto de una estrategia de comunicación externa.

 

En ese sentido, según informaron medios como Elmundo.es, la compañía McDonald's ha grabado un video en el que explica por qué las hamburguesas que se sirven en sus restaurantes no son tan apetitosas, al menos visualmente, como las que aparecen en su cartelería.

 

Hope Bagozzi, directora de Marketing de McDonald's en Canadá, protagoniza un video en el que responde a la respuesta de una cliente llamada Isabel: "¿Por qué su comida tiene una apariencia distinta en los anuncios y en las tiendas?"

 

Como explica The Daily Mail, la directora de Marketing compra una hamburguesa en una tienda y se la lleva al estudio de fotos en el que se suelen hacer las imágenes de las campañas publicitarias. Y allí empieza el espectáculo.

 

La hamburguesa comprada es bastante más pequeña: "al cerrar la caja, el sandwich está caliente y crea un poco de vapor que contrae el pan".

 

La 'creada' para los anuncios es más grande, jugosa, y muestra todos los ingredientes por los bordes (queso, pepinillo, cebolla, mostaza y kétchup). ¿Cómo es posible? Pues sometiéndola a un auténtico proceso creativo, con programa de retoque de imágenes incluido. "Esa hamburguesa (la de la tienda) se cocinó en un minuto, más o menos. El proceso que seguimos en un rodaje normal suele durar horas", aclara la trabajadora de McDonald's.

 

 En el vídeo, Bagozzi recalca que las hamburguesas que se muestran en los anuncios siempre se cocinan con los mismos ingredientes que hay disponibles en la tienda.

 

La diferencia principal estriba en que en los restaurantes no colocan los ingredientes para la foto ni derriten el queso ni inyectan tomate con una jeringuilla. Ni, por supuesto, retocan la comida con un programa informático para eliminar posibles 'defectos'...

 

Fuente: Diario La Capital

Compartir este post

Published by Andres Stangalini - en andres stangalini
Comenta este artículo

Comentarios